Notas de la sección: Economía y Finanzas

Reflexiones de un inversor amateur

Lo loco sería que uno pensara que los aportes que hace al Estado (impuestos) son una inversión en vez de un gasto.

En la economía doméstica, los que estamos arrancando en las finanzas personales y pequeñas inversiones, lo primero que descubrimos es a registrar y tratar de disminuir el gasto, para luego, con el remanente, ahorrar y con suerte invertir.

Si la cantidad de egresos que registramos en la categoría de impuestos, podríamos contabilizarla como inversión, sería un ajuste positivo en la balanza.

El desafío del Estado, visto como una organización que buscaría atraer inversores, sería la de generar acciones, de marketing pero también tangibles, que fueran en esa dirección. Así, como cualquier inversor se suma a una empresa que innova o en la que cree, imagino que habría contribuyentes que estarían mejor predispuestos a la hora de cumplir con las (ahora) obligaciones.